Inauguración de la exposición en Santurtzi

14/06/2016



Os dejo las imágenes correspondientes a la inauguración de mi exposición en la casa torre de Santurtzi, y un artículo dedicado a mi obra titulado "Trazos que dibujan recuerdos".

  
  

Trazos que dibujan recuerdos en Santurtzi
LA CASA TORRE DE SANTURTZI ACOGE LA MUESTRA ‘RETORNO AL PASADO’ DE RICARDO RENEDO

DIBUJAR para recordar, para revivir y recuperar sensaciones de antaño, pintar para evitar que se pierdan objetos de nuestra tradición. Eso fue lo que pensó el pintor segoviano Ricardo Renedo cuando empezó a dar forma a Retorno al Pasado, una exposición de 40 cuadros que, hasta el próximo día 30 lucirá en las paredes de la Casa Torre de Santurtzi.

En las 40 obras se pueden ver y recordar aquellas viejas máquinas de escribir que hacían esforzar los dedos al máximo, las carteras de cuero que solían llevar los estudiantes, aquellos frascos que contenían las medicinas de las boticas e, incluso, recuerdos del Athletic como fotos de Pichichi, Zarra y una frase mítica: “Iribar es cojonudo, como Iribar no hay ninguno”. Precisamente, este cuadro que recopila recuerdos relacionados con el club rojiblanco es el que más curiosidad y expectación ha levantado en las primeras jornadas de la estancia de esta exposición. “Hasta ser expuesto aquí, el cuadro relacionado con el Athletic estuvo tres meses en Ibaigane”, señala Renedo, quien reconoce tener una “conexión especial con el Athletic, sobre todo por su filosofía. No soy hincha, pero sí admirador”. Mientras hace ese apunte, hay varias personas frente al cuadro, observando, charlando y, posiblemente, recordando. “Eso es lo que busco, que la gente recuerde cosas del pasado, que cuente sus diferentes historias a través de mis cuadros”, explica Renedo, quien ha contado gran parte de su vida en esta exposición. A buen seguro, al autor segoviano no le faltarán propuestas para comprarle la composición que cuenta parte de la historia del club rojiblanco.

Sin duda, el Athletic habrá ocupado muchos momentos de la vida de algunos de los asistentes a esta exposición. Y es que, la existencia vital de cada uno está conformada por muchos momentos, por imágenes que se quedan grabadas y muchos elementos que se van apilando en un trastero y que, por sí solos, podrían contar gran parte de la historia de sus dueños. Una máquina de escribir, un violonchelo, una silla, un bastón... Todo se apiló en un trastero de Renedo y, finalmente, dio vida a una obra que, hasta final de mes estará colgada en una de las paredes de Casa Torre. “Quizá sea uno de los cuadros más complicados por las diferentes luces, todos los elementos que tiene...”, explica el pintor. Su manejo de los detalles es asombroso y busca que hasta el más mínimo aspecto esté pulido al máximo. “Me ha llamado mucho la atención la calidad, el gran detalle con el que define sus obras. Es impresionante. Para nosotros, es todo un placer que exponga en Casa Torre, es de agradecer que esté aquí”, señaló Danel Bringas, edil de Cultura del Ayuntamiento de Santurtzi, quien acudió a la puesta de largo de esta muestra.

  
  

NO DEJAR CAER RECUERDOS 

En uno de los extremos de la exposición, una obra toma especial protagonismo. Es la estampa de una vieja casa de pueblo por la que el poder de los veranos, del paso del tiempo está pasando de forma inexorable. Las grietas están tomando la fisonomía de sus paredes y se están produciendo los primeros desprendimientos. Escombros que toman relieve en la obra y llegan hasta el marco de la misma. “Esta obra, quizá sea mi favorita y con ella quiero llamar la atención, quiero que el espectador le de una vuelta y vea que no hay que dejar caer los recuerdos y el legado de nuestros antepasados”, indica Renedo. Esa casa de pueblo, posiblemente sea una herencia y, por desavenencias entre los herederos, se está deteriorando poco a poco.

A lo que se deteriora por el uso se le puede dar una segunda oportunidad, una nueva vida para que pueda seguir siendo útil. Renedo ha hecho arte del reciclaje de sus propios utensilios para dar color y forma a sus cuadros. En mitad de la exposición, un lienzo también llama mucho la atención. La paleta y los pinceles con los que Renedo ha trabajado en más de una obra, han acabado por convertirse en un lienzo que cuenta una historia. “Esta paleta y los pinceles estaban destinados a irse a la basura porque nadie los quería, así que decidí darles una nueva vida y crear esta obra. Es una forma de reivindicar el reciclaje, esa segunda oportunidad”, explica el autor segoviano, quien comenzó a pintar a los 16 años siendo autodidacta y que ha llegado a los 56 habiendo expuesto en lugares como Ginebra, Nueva York y ahora, Santurtzi. ”Al llegar aquí me he sentido como en casa y hasta el día 30 vendré alguna vez más para explicar la exposición a quien lo desee”, aventura Ricardo Renedo, quien ha sabido crear arte con los recuerdos.

UN REPORTAJE DE MIGUEL A. PARDO - Domingo, 12 de Junio de 2016
Fuente: www.deia.com
© Ricardo Renedo 2017, todos los derechos reservados - Política de Cookies