Pregón de fiestas Melque 2016, por Ricardo Renedo

12/08/2016


Transcurridos unos días desde que finalizaran las fiestas de mi pueblo natal, quiero compartir ahora con vosotros el pregón que ofrecí a mis paisanos melqueños, desde el balcón del Ayuntamiento.

PREGÓN MELQUE DE CERCOS:

Ante todo, muchas gracias al Señor Alcalde, a los concejales y a todos vosotros por invitarme a inaugurar las fiestas de este año.

Unas fiestas que yo mismo he vivido con mucha intensidad en mi juventud.

¡Qué difícil es hablar de mi pueblo y, a la vez, que gran honor!

Guardo en mi memoria vivencias inolvidables d mi niñez y adolescencia en Melque; sin embargo, confieso mi nerviosismo a la hora e deciros estas palabras, ya que esto no es lo mío... Espero, me disculpéis.

Melque ha sido y es para mí mi bandera. En cada una de mis andanzas siempre que he tenido oportunidad he alardeado, con orgullo, de mi pertenencia a Melque, nuestro pueblo. ¡Y cómo no iba a ser así!

Las fiestas de San Esteban han marcado mi vida: mis amigos, mi primera borrachera, mi primer baile, mi primer amor... ¡Cómo se me va a olvidar todo esto!

Recuerdo por ejemplo, que a los veinte arios, viví uno de mis mejores recuerdos en estas fiestas. Tito se vistió de novia, y yo de novio, y con esas pintas aparecimos en medio de la plaza del pueblo, montados en una bici totalmente destartalada, ante la mirada atónita de todos. No sé si ahora sería capaz de hacer lo mismo...

Recuerdo también aquel organillo que había en el salón de la plaza que se ponía canturrear después de la celebración de la misa. No he podido olvidar los entrañables bares de Toñin y la Mili, las peñas. las vaquillas los paseos por la arboleda...

¡Con qué ilusión vivíamos las fiestas! Con las misma que os deseo yo para este año y para los venideros.

No puedo olvidar tampoco que en Melque empezó mi carrera pictórica. Todavía recuerdo a mi abuelo Paco, que me decía que dejara de hacer dibujitos y que me fuera a ayudar al campo... Evidentemente yo lo hacia, por la cuenta que me traía...

Siempre he querido recordar a mi pueblo en mis pinturas. Por eso, he buscado rincones que han formado parte de mi historia, como el pajar de mi tío Melchor, el tejar del cuesco, la casa de los Llorentes, la casa de Jesús y Severina (hoy la casa Rural)...
En definitiva, escenas vividas en mi infancia.

Este es mi pequeño homenaje a mi pueblo y sus gentes, a todos vosotros.

No quiero aburriros mas con mis historias. Insisto en mi agradecimiento por haberme concedido el honor de dirigiros estas palabras. No me falta sino desearos que paséis unas fiestas estupendas y que disfrutéis lo máximo que podáis.

¡Viva San Esteban! ¡Viva Melque! ¡Vivan los Melqueños!
Felices fiestas.
© Ricardo Renedo 2017, todos los derechos reservados - Política de Cookies